Carrito  

producto (vacío)

Lotes RegaloHay 6 productos

Hacer un regalo suele requerir un importante esfuerzo: obliga a reconocer los gustos y cualidades del agasajado y desplegar un esfuerzo de imaginación por parte del agasajador.
Son incontables las posibilidades que se pueden encontrar. Desde regalos personales o íntimos, hasta prácticos y funcionales; pero sobre todo lo que se busca con el regalo es sorprender al lisonjeado y autosatisfacernos por haber acertado con el presente.
La cultura del vino en este país es profunda; y es fácil reconocer, por parte del agasajado, la oportunidad de recibir un vino, conocido por su reputación o por el marchamo de una Denominación de Origen, sin que esto suponga un excesivo estipendio para el donante.
Un vino además de ser un regalo personal es versátil: admite, lo que otros regalos no permiten: degustarlo íntimamente, compartirlo con los amigos, y también con el dadivoso, con lo que ratifica el éxito del obsequio.